En un nuevo capítulo de la serie «La nostra gent» de VisitSitges, nos hemos ido a «una casa de sombreros»! Pero no es una casa de sombreros cualquiera, es el taller de sombreros de Cristina López, que riendo nos dice que es la «madame» de esta casa de sombreros (en la versión en español de este artículo cabe mencionar que jugamos con el doble sentido de la expresión «casa de sombreros» que tiene en catalán, que es «casa de barrets» y significa «casa de citas, de ahí la broma de que Cristina es la Madame de esta sombrerería).

Cristina López ha sido la siguiente protagonista del nuevo capítulo de «La nostra gent», una mujer divertida, intensa, apasionada, valiente y que ha hecho (y hace) un montón de cosas: desde actriz y figurinista de La Cubana, a regentar el famoso chiringuito «Sausalito» de Sitges, desde Pubilla de Sitges a navegar en cruceros al cargo del vestuario del equipo de espectáculos, creadora del vestuario de diferentes Carnestoltes de Sitges y de la Reina más original venida de Cuba …

En breve inaugura la gran exposición de La Cubana 40 + 1, y nos ha parecido un buen momento para conocer un poco más esta mujer llena de historias y anécdotas, miembro de La Cubana, donde ha hecho desde «putita» (como dice ella) cuando era jovencita, a «Teresina» con el paso del tiempo (es lo que tiene estar en una compañía como la Cubana, que puedes ir de un extremo al otro) y finalmente fue la responsable del diseño de vestuario y «ama de llaves» del gran almacén con más de un millón de piezas que puede tener esta compañía teatral. Y atención, no te lo pierdas:  ¡¡nos ha dado una exclusiva !!

Difícil resumir con una palabra o dos quién es Cristina López, pero su amigo Genís dice que es «un compendio de satisfacciones«, porque realmente es así, Cristina es un «compendio de satisfacciones» que transpira alegría y buen rollo en cada poro de su piel y nos estaríamos horas charlando y riendo con ella y cada vez que nos remiramos la entrevista nos damos cuenta que siempre lo hacemos con una sonrisa de oreja a oreja, porque ella es así, una gran sonrisa y llena de luz y color.

Muchas gracias Cristina por abrirnos las puertas de tu taller y de tus historias