La obesidad es una enfermedad crónica causada por factores muy diversos, tanto genéticos como ambientales, y que provoca un exceso de acumulación de grasa en el cuerpo.

No se trata de un simple problema estético, sino que constituye una verdadera amenaza para nuestra salud, ya que incrementa las posibilidades de sufrir otras enfermedades como diabetes, colesterol, hipertensión, enfermedades articulares, de la vesícula biliar, coronarias y respiratorias, entre otros.

Causas de la obesidad

Este problema de salud, calificado por la OMS como la epidemia del siglo XXI, tiene su origen en causas que van desde la herencia genética, los trastornos endocrinos, la influencia del medio ambiente, problemas del sistema nervioso, el tipo de alimentación o la actividad física. Estos dos últimos factores, alimentación y actividad física, están relacionados con la mayoría de los casos de sobrepeso y obesidad.
Los expertos advierten que la obesidad está aumentando de manera alarmante en los países occidentales como consecuencia del sedentarismo de la vida moderna y los malos hábitos alimenticios. Se cree que en los próximos veinte años el número de obesos se duplicará. En la actualidad, esta enfermedad afecta a más de dos millones de españoles y es un poco más frecuente en las mujeres que en los hombres.

Un 43% de la población española entre 20 y 65 años padece sobrepeso u obesidad. El sobrepeso, a diferencia de la obesidad, no es una enfermedad, aunque debemos tener presente que si no se controla puede acabar derivando en obesidad.

perder-peso-farmacia-benazet

 

¿Cuál es el PESO ADECUADO?

IMC = peso en kilos / altura en m2

El peso adecuado se puede saber calculando el Índice de Masa Corporal (IMC): el peso en kilos partido por la altura en metros al cuadrado.
Por ejemplo, una persona que pese 70 kilos y mida 1,65 metros tendrá un IMC de 70 / 1,65 x 1,65 = 25,72.

Si el resultado se encuentra entre 18,5 y 24,9, el peso se considera normal.  Entre 25 y 29,9 se considera sobrepeso y, a partir de 30, obesidad. Además, a partir de 30, se incrementan las posibilidades de padecer determinadas enfermedades. Pero no sólo el grado de obesidad es un factor de riesgo para sufrir patologías diversas, sino que también influye la distribución de grasa en el cuerpo.

Así, cuando se acumula más a nivel abdominal hay un riesgo mayor de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares, y cuando la grasa se acumula a nivel de glúteos y muslos, los problemas asociados no son de tipo metabólico sino más bien estético y localizados a nivel de los miembros inferiores (circulación, artrosis de rodillas, etc.)
• PESO NORMAL → IMC = 18,5-24,9
• SOBREPESO → IMC = 25-29,9
• OBESIDAD → IMC => 30

Pevención de la obesidad

Aunque los factores genéticos no se pueden modificar, sí podemos incidir en el caso de los factores ambientales.
• Siempre podemos intentar llevar una dieta equilibrada
• Mantener una actividad física adecuada a las características de cada persona.

Es muy importante tener en cuenta que una vez establecida la obesidad es muy difícil revertirla y se requiere un gran esfuerzo y constancia. Por ello, se dice que la mejor manera de tratar la obesidad es prevenirla.

• La prevención debe comenzar ya desde la infancia, educando a los niños para que aprendan unos hábitos alimenticios correctos y promoviendo la práctica de ejercicio físico desde pequeños. Este aprendizaje infantil es fundamental, ya que condicionará los hábitos del adulto.
• Otros periodos en los que hay una tendencia a ganar peso son la adolescencia, el embarazo, la mediana edad en las mujeres y después de casarse en los hombres.

Recomendaciones para prevenir la obesidad

• La primera regla en materia de obesidad es no permitirse engordar. Para prevenirla deberemos llevar una dieta equilibrada y hacer ejercicio de manera regular, en función de la edad y de las características individuales (por ejemplo practicar gimnasia, natación o simplemente caminar).

• Para adelgazar, es fundamental llevar una dieta equilibrada, comiendo de todo pero con moderación y en función de las necesidades energéticas de cada uno. Las comidas deberán repartirse en 4 o 5 al día, evitando picar entre horas. Debemos moderar el consumo de grasas animales saturadas, aumentar el consumo de frutas, verduras y pescado, procurar comer despacio y masticar bien.

• Los beneficios de una pérdida de peso, aunque sea pequeña, en una persona obesa, compensan con creces el esfuerzo, ya que se reduce el riesgo de sufrir muchas enfermedades.

Tratamiento de la obesidad

• El tratamiento de la obesidad es un tratamiento para toda la vida.
• En cambio, el tratamiento del sobrepeso puede ser un tratamiento puntual durante unas semanas o meses.
• Ambos tratamientos tienen pautas en común:
– Requieren esfuerzo, constancia y estar dispuesto a modificar los hábitos alimentarios.
– El consejo alimentario debe ser siempre individualizado y bajo la dirección de un profesional.
– No debemos confiar en productos «milagro» ni en las dietas «mágicas» que aconsejan personas no expertas.

En el caso del Sobrepeso, hay productos que bajo Consejo farmacéutico pueden ayudarnos a perder esos pocos kilos que nos sobran. Pueden ser productos captagreixos (como XLS Medical), drenantes (como Primum drenante) o depuratius.detoxificants (como Depur-Star Detox).